Placer y felicidad son incompatibles. Aprende por qué

Placer y felicidad son incompatibles. Aprende por qué

Escrito por Maite Ingles

Placer y felicidad no son los mismo. Los rigen distintas neurohormonas.Free vector by Clker-Free-Vector-Images. Attribution made click on image
Clker-Free-Vector-Images

Grosso modo, hay dos grandes categorías de sentimientos positivos: placer y felicidad. Cuatro son las hormonas-incentivo que contribuyen a nuestros sentimientos positivos, a que fluya (literalmente) la positividad por nuestras venas: los neurotransmisores endorfina, dopamina, serotonina y oxitocina.

Dejadme presentaros un cuadro comparativo de las cuatro, para luego centrarme en las que me ocupan actualmente: serotonina y dopamina. Sorprendentemente, la fuente no es un neurólogo sino un especialista en liderazgo, Simon Sinek, y la labor divulgativa que hace en su libro “Leaders eat last” (2014).

Cuatro neurohormonas

Hace poco, escuché una pequeña entrevista (4,5 minutos) al Dr. Robert Lustig, sobre placer y felicidad. Mientras, para Sinek, las cuatro hormonas producen felicidad, Lustig se centra en dos, dopamina y serotonina, y hace una distinción precisa entre cuál produce placer y cuál produce felicidad.

Para ello, no necesita filosofar, como hacíamos cuando la ciencia era menos potente. A Lustig le basta recurrir a su conocimiento en neurobiología.

Placer y felicidad en el cerebro

¿Cómo se produce el juego dopamina-placer, serotonina-felicidad?

Dopamina – Placer

La dopamina excita la neurona adyacente. Si esta se estimula con alta intensidad y alta frecuencia, al cabo de un cierto número de repeticiones, está abocada a la muerte. Para protegerse y evitar morir, la neurona ha desarrollado un mecanismo defensivo: reducir su número de receptores susceptibles de ser excitados por el neurotransmisor (proceso llamado downregulation); sería como reducir el número de ventanas abiertas a la calle.

Como resultado de la excitación, la siguiente vez que tu cerebro segrega dopamina, al haber en las neuronas menos receptores dispuestos a recibirla, hará falta una cantidad mayor de dopamina para que la neurona se excite, el “chute” deberá ser mayor.

Cuando finalmente la neurona muere por exceso de excitación, se produce la adicción. Si recordáis cómo funciona cualquier adicción, notaréis que es así: empiezas bebiendo, fumando, comprobando los likes en redes sociales, etc. poco, y vas incrementando la dosis para conseguir el mismo nivel de placer.

Pasemos a la serotonina.

Serotonina – Felicidad

Contrariamente a la dopamina, la serotonina es una sustancia inhibitoria: no excita, no “zarandea” los receptores de la neurona, sino que los inhibe, “desacelerando” las neuronas. Produce, así, una sensación de contento, de paz zen, que lleva a sentirse “uno con el mundo”. Esta es la principal cualidad del “self” y una de las metas vitales que los meditadores zen conocemos bien. Esta es, además, la felicidad.

La serotonina, clave para nuestra felicidad, tiene un enemigo potente: la dopamina, porque esta, al estar siempre excitando, estimulando, “achuchando” a las neuronas, impide la tranquilidad de estas.

De ahí que placer  y felicidad sean incompatibles. El día que entendemos eso, podemos empezar a buscar más lo inhibitorio que lo excitatorio.

A esa revelación se llega, por ejemplo, a través del zen, lo que no asegura que el camino sea limpio. Antes de conseguir instalarnos en el self y en la felicidad, tenderemos muchas veces a seguir buscando placer y nos agarraremos a nuestro ego, máxima fuente de nuestra infelicidad.

—— x ——-  

Te facilitamos el logro de tus objetivos. Contacta con nosotros 

Maite Inglés es Psicólogo, Economista y MBA. Coach desde 2006, en los ámbitos de coaching personal, de ejecutivos, equipos y negocios, con cerca de 2.500 horas de praxis directa con personas y equipos. 

También ejerce coaching terapéutico y psicoterapia (ansiedad, duelo, trauma, relaciones  familiares e interpersonales, comunicación, habilidades sociales,…), apoyándose en EMDR e Hipnosis clínica si el caso lo precisa y el cliente lo quiere. 

Acreditada PCC por ICF. Centro de Psicología Sanitaria propio acreditado por la Comunidad de Madrid CS-11558.

Mentora de ejecutivos y negocios. Asesora de Empresa Familiar.

Mediadora en conflictos civiles, mercantiles, organizacionales (intra e inter) y familiares, registrada en el Ministerio de Justicia con el número 53014.

Además, MBA y DEA doctoral en gestión de emociones, resiliencia y Psicología Positiva. 

Trabaja en español, inglés e italiano; también en formato telefónico o vídeoconferencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies