coaching personal habilidades sociales inteligencia emocional

El sentido del life coaching (coaching personal) en la vida moderna

La aparición del coaching personal o life coaching en el panorama del desarrollo de competencias de inteligencia emocional y social es uno de los grandes avances de finales del s. XX.

No porque antes la Psicología no se ocupara de ello; siempre lo ha hecho. La diferencia estriba en que, antes de existir el coaching, se beneficiaba del entrenamiento en inteligencia emocional solo quien acudía a una terapia.

La realidad es que muchas personas, y no sólo las que necesitan apoyo terapéutico, precisan, en algún momento de sus vidas, desarrollar algún aspecto de sus competencias emocionales o sociales. Y para eso no hay que estar mal, sólo querer estar mejor.

El coaching es Psicología. Lo sabemos bien quienes, comprometidos de verdad con nuestros clientes, descubrimos el coaching desde otras carreras y profesiones (en mi caso, la dirección financiera ejercida como economista) y, antes de empezar a practicarlo o de certificarnos en esa disciplina, nos licenciamos en Psicología, preferentemente clínica (hoy se gradúan, yo me licencié).

No hay un coaching serio sin un saber profundo de la Psicología. Y ello porque ninguna intervención puede ser transformacional o tener éxito a menos que el profesional conozca los procesos mentales y los recovecos del alma humana: saber por qué la gente hace lo que hace y las consecuencias de sus hábitos y pensamientos.

La segunda clave es disponer de las herramientas y y técnicas que permitan modificar los mecanismos atencionales y comportamentales. Y eso es territorio de la Psicología.

¿CUÁNDO RECURRE LA GENTE AL COACHING PERSONAL?

Por mi experiencia, la gente acude a coaching cuando algo no funciona. No se sienten mal en general, pero en algún aspecto perciben que su desempeño no es suficiente, que no llegan.

Sienten que pueden estar perdiendo oportunidades debido a un insuficiente nivel de dominio de ciertas habilidades.

O sienten que se atreverían a nuevos comportamientos o maneras de afrontar las cosas si tuvieran más recursos. En general, la persona viene buscando recursos.

Acuden para mejorar sus competencias en terrenos específicos. Sin embargo, la gente no necesariamente sabe a priori dónde le aprieta el zapato. Solo sabe que le aprieta. Así, rara vez viene diciendo, por ejemplo, “he de mejorar mi asertividad”. En lugar de ello, la queja puede ser “no me hago valer” o “todo el mundo se aprovecha de mí”.

Las demandas suelen expresarse con frases como esta:

  • “Échame una mano, que llevo una temporada con mucho estrés, no llego a todo”.
  • “No me están saliendo bien las cosas últimamente”.
  • “Esto nunca ha sido un problema, pero ahora sí”.
  • “Lo he dejado con mi pareja; tengo claro que no quiero volver con ella pero no me hago”.

Y, bien porque han tenido experiencia propia previa con buen@s coaches, bien porque algún conocido les dice “búscate un coach”, eligen ese formato.

¿QUÉ TEMÁTICAS SE ABORDAN EN COACHING PERSONAL?

Como digo más arriba, la gente opta por el coaching cuando algo no le está saliendo cómo quiere.

Quizás tienen menos vida social de lo que apetecerían. O no se atreven a hacer algunas cosas o probar caminos nuevos. Puede que se hallen paralizados o bloqueados, anclados en una situación de la que quieren salir pero no encuentran cómo.

O no llegan a su objetivo. O ni siquiera tienen un objetivo claro.

Vengan con la demanda aparente que vengan (ver casos resueltos), el trabajo que haremos tendrá que ver con temáticas de inteligencia emocional y habilidades sociales, que agrupamos en grandes grupos.

Apuntamos sólo unos ejemplos, un listado no exhaustivo.

Todas las competencias que apuntamos aquí son aplicables al campo profesional, del coaching ejecutivo

ASERTIVIDAD

Coaching para el desarrollo de la asertividad

Definimos la asertividad como la capacidad de autoafirmarse sin dejarse manipular, respetando a los demás y sin manipularlos ni ofenderlos.

Con la asertividad se mezclan siempre otras cuestiones importantes. Pueden influir en nuestros comportamientos automáticos los hábitos que veíamos a nuestros mayores cuando éramos niños.

También puede influir cuánto nos queremos y valoramos a nosotros mismos (autoestima), si hemos aprendido a saber decir no”, o si tenemos cierta inseguridad de base.

AUTOESTIMA Y SEGURIDAD

el coaching mejora la inseguridad y aumenta la autoconfinza y la autoestima

Estos dos conceptos van muy de la mano. La persona con una autoestima o una autovaloración insuficientes, normalmente se ve aquejada de inseguridad, de falta de autoconfianza: “me veo poco, ergo puedo poco”.

La labor que se hace pasa por poner en valor las competencias y logros del cliente y detectar por qué agujeros se escapan su seguridad y su autoestima.

Resultado de este análisis previo, selecionamos y desarrollamos las nuevas competencias y recursos que motiven a la persona a sentirse valiosa a sus propios ojos, y a mirar de igual a igual al resto del mundo.

OPTIMISMO Y POSITIVIDAD

Coaching personal: optimismo y pesimismo, psicología positiva y positividad

Ningún cliente viene pidiendo: «Insúflame un tantito de optimismo y positividad». Aunque, en realidad, eso es lo que les viene bien y, entre otras cosas, eso trabajamos.

Para vivir feliz, se necesitan dosis nutridas de optimismo. Con un optimismo medio es arduo alcanzar la vida plena que todos deseamos.

El optimismo que entrenamos desde la Psicología Positiva no es el ilusorio, magníficamente representado por cierto por el «Candide» de Voltaire. Lo que entrenamos los psicólogos es un optimismo sustentado e inteligente.

La Psicología Positiva no es el cuento falaz y bobalicón que han empujado a percibir quienes no la entienden de verdad. Por contra, es una disciplina seria acometida por numerosos investigadores a los que aprendí a respetar cuando estudiaba la materia durante mi Doctorado. Me enamoré de ella y la incluí en mis enfoques de referencia.

La aplico con bastante frecuencia, con excelentes resultados para los clientes, tanto en Psicología como en coaching.

RESILIENCIA Y THRIVING

Coaching para entrenar en resiliencia (resistencia a la adversidad o sobreponerse a ella) y thriving.

La resiliencia (capacidad de resistir la adversidad o de sobreponerse a ella fácilmente), es un mundo de investigación por sí mismo. A ella dediqué mucho de mi Doctorado, de él extraje valiosas herramientas para reforzarla.

El entrenamiento en resiliencia, y de su superlativo el thriving, lo utilizo en Psicología, en Coaching, en Mediación,… Es una herramienta transversal que fortalece muchísimo y os dota, además, de positividad y optimismo.

PERFECCIONISMO Y CONTROL

Coaching para desaprender el exceso de perfeccionismo y de control que atenaza en la vida personal y a ejecutivos

El perfeccionismo es uno de los peores enemigos. Es como un dragón que se pasa el día echando fuego, descontento con todo, satisfecho con nada, inquieto y frustrado, e incomodando la tranquilidad de las pobres mentes en las que habita. Agotador.

Suele ir de la mano del afán de control, “que nada se escape a mi ojo atento”.

Pero ni somos pulpos ni se nos dieron en la cuna dones divinos. Así que perfeccionismo y control, buenas herramientas en dosis mesuradas, acaban siendo una rémora a dosis altas:

“Lo mejor es enemigo de lo óptimo.”

Maite Inglés

Esta es una de las facetas que más me encuentro, tanto en coaching personal como en coaching ejecutivo.

TOMA DE DECISIONES

Con coaching pueden obtenerse herrramientas que facilitan la desaparición de bloqueos y ayudan a la toma de decisiones.

A algunas personas les resulta difícil tomar decisiones.

A veces porque necesitan recabar mucha información (nunca parecen estar sarisfechas con la que tienen). O necesitan tener múltiples opciones.

Otras veces necesitan analizar una y otra vez las alternativas, hasta el más mínimo detalle.

En ocasiones, el problema es organizar la información y establecer criterios y ponderaciones que faciliten la toma de decisiones.

Estos hábitos suelen producir la famosa “parálisis por el análisis”, y hasta producir un bloqueo mental.

Las investigciones recientes concluyen que a mayor variedad de alternativas, en un mismo proceso decisor, el cerebro se sobrecarga hasta embotarse, y más difícil le resulta decidir.

ESCUCHA. COMUNICAR SIN AGREDIR

Escucha empática y saber comunicar sin agresividad son dos de las cometencias más importantes para mantener relaciones personales saludables

Si en algo se distingue el coaching de calidad es por saber entrenar una escucha empática. Esta va más allá de atender a las palabras para escuchar las necesidades y las emociones de quien las emite.

Escuchar desde cualquier otro sitio suele ser fuente de sinsabores.

Normalmente, no nos enseñan de niños a comunicarnos desde la ecuanimidad. De mayores, entonces, nos pasamos de agresivos o no llegamos a decir lo que nos interesa.

El psicólogo Marshall Rosenberg dedicó mucho de su vida profesional a la comunicación no violenta. Sobre la preciosa base de su método construí el mío.

GESTIÓN DE RELACIONES COMPLICADAS

El coaching ayuda a gestionar relaciones complicadas que te generan estrés, frustración y disgustos.

La mayoría de personas padece en algún momento de la vida a consecuencia de relaciones que se complican.

Algunas, las que no importan, se pueden resolver con el distanciamiento, que es la estrategia a que más recurre el ser humano en estos casos.

Lamentablemente, hay relaciones que sí te importan y que no estás dispuesto a terminar sin lucharlas primero. O simplemente sientes que no quieres o no puedes alejarte, pero quieres dejar de estresarte, frustrarte, abatirte, reconcomerte, enfurecerte, entristecerte,… : pareja, amig@, padre, madre, herman@, compañer@ de trabajo, jefe,…

El coaching ayuda a entender qué se atasca en esa relación, para luego dotar a la persona de herramientas.

Herramientas con un doble propósito: por un lado, gestionar tus propias emociones. Por otro, gestionar las interacciones con el otro, de modo que sean más suaves, pacíficas y fructíferas.

© Todos los textos son propiedad de Maite Inglés – MocionA